All for Joomla All for Webmasters

Evitemos la propagación del Zika

Para la elaboración de este resumen, se tomaron como fuente distintas publicaciones que confirman la compleja situación de manejo del SIKA. Cuarenta países han reportado su presencia y puntualmente en Colombia se confirman cerca de cincuenta y nueve mil casos y  más de diez mil corresponden a mujeres embarazadas.

Originario del Valle de Sika en Uganda, África, en América se reportó inicialmente en Chile y luego en Brasil, donde su ataque ha sido severo. Su llegada se asoció inicialmente con la realización del mundial de futbol, realizado en 2014; sin embargo esta hipótesis se descarta pues ningún representante de las islas de la Polinesia Francesa, de donde es casi seguro que vino, asistió al evento. La teoría más creíble, es que llegó con un certamen de deportes acuáticos, celebrado por la misma época, al cual asistieron representes de esa región. Lo que todavía no se logra aclarar es como llegó a esas islas; lo cierto es que de Brasil el virus se propagó a gran parte de sur y centro américa. 

El vector es la hembra del insecto Aedes aegypti, ampliamente conocido en zonas tropicales porque transmite el dengue, la fiebre amarilla y el chikongunya. Un insecto de tamaño inferior a un centímetro, de color crema y manchas plateadas, que se adaptó muy bien en nuestras condiciones tropicales. Ataca durante el día, en las primeras horas de la mañana y últimas de la tarde, especialmente en ambientes cerrados. La hembra, después de picar a un portador se contagia y al picar a una persona sana transmite el virus. Se sabe que ataca también a perros y otros animales domésticos.

El ciclo de vida del insecto, dificulta su control. La hembra deposita sus huevos en agua limpia cada tres días y durante su vida adulta, que dura cerca de cuatro semanas, pone hasta setecientos huevos. La incubación dura tres o cuatro días, sin embargo, el huevo puede permanecer viable hasta por un año y en el momento en que la humedad le es favorable, eclosiona. En estado de larva permanece doce días, dependiendo de la temperatura. La pupa es la última fase que realiza en el agua. La hembra emerge como mosquito, busca al macho para copular y pone los huevos; para que éstos se desarrollen requieren sangre que la hembra obtiene con nuevas picadas. Es preocupante el reporte que da Brasil sobre el vector: se ha aclimatado en Bolivia a alturas de 2.600 msnm, aun cuando no se reporta presencia de la enfermedad. Otra noticia preocupante es la presencia del virus en especies del género Cules.

Principales acciones de manejo. Para enfrentar los riesgos que originan estas enfermedades de trasmisión masiva y ante la ausencia de una vacuna, las experiencias acumuladas, hacen ver la profilaxis y el trabajo comunitario las como herramientas básicas de manejo. Las opciones que se recomiendan seguir, se agrupan en cuatro frentes:

1. Vacunas. En este caso específico, se trabaja, pero no estará disponible en el corto plazo.
2. Prevenir la proliferación del insecto vector. Basados en los hábitos del insecto, se recomienda la destrucción de los sitios de postura de huevos aguas estancadas, basuras, llantas y recipientes usados, aguas negras, acumulación de desechos y rastrojos. Para evitar las picaduras usar, repelentes apropiados mosquiteras impregnados de insecticida, camisas de manga larga, medias gruesas y botas porque las partes de ataque preferidas son codos y tobillos. Se debe evitar el uso de perfumes y lociones porque actúan como atrayentes.
3. Control del insecto vector: Con la ayuda de insecticidas de síntesis, orgánicos y biológicos y reguladores de crecimiento, se ataca el insecto para bajar poblaciones. La finalidad es lograr su muerte y en lo posible erradicarlo.
4. Evitar la propagación del virus. A pesar de estar aún en estudio, hay serios indicios de que el SIKA puede ser transmitido por las distintas secreciones del cuerpo humano de relaciones sexuales, orina, saliva o sudor. Lo anterior sugiere la utilización un método eficiente y seguro para desinfección y limpieza. Como una ayuda AgProtecsa presenta Saver 3, peróxido de hidróxido grado alimentario, formulado en agua desmineralizada, en concentración del tres por ciento. Por tener doble acción desinfección y limpieza se recomienda para evitar la propagación del virus. Cuando se aplica, actúa en forma inmediata contra el virus, ataca su parte proteica. Siete horas después de aplicado se degrada a agua, por esta razón no requiere enjuague. Viene listo para aplicar, no requiere dilución y es seguro para el hombre y animales domésticos.

El peróxido de hidrogeno grado alimentario usado para su formulación, tiene el Registro Invima 2008V-0004686, como agente descontaminante y desinfectante, para aplicación en alimentos, esto lo convierte en ayuda segura y eficiente en limpieza personal y para reducir riesgos de contaminación que pueden presentarse en alimentos, bebidas, recipientes, loza, cubiertos o por contacto en sitos públicos contaminados baños, iglesias, centros comerciales, colegios, restaurantes, escenarios deportivos y otros.

Para facilitar el manejo de Saver™ 3, y facilitar que llegue fácilmente a aquellos sitios de difícil acceso que requieren desinfección, AgProtecsa dispone de una aspersora de mano, de bajo costo para uso masivo; se acopla a cualquier botella pet de gaseosa en hogares y otras comunidades y por tener boquilla graduable, permite aplicar en chorro o aspersión. Para mayor ilustración se acompaña la etiqueta.
Saver™ 3 viene en presentaciones de 1, 4 y 20 litros.

 

saver3 zika

 

comprar saver